Reseña Historica

RESEÑA HISTÓRICA LICEO NAVAL MILITAR “ALMIRANTE STORNI”

El 16 de diciembre de 1974, por Disposición N° 1.630 del entonces Comando General de la Armada, fue creado el Liceo Naval Militar “Almirante Storni”, situado en la ciudad de Posadas, de la provincia de Misiones. Desde entonces, lidera la educación del nivel de enseñanza secundaria en la región, promocionando el desarrollo integral de los jóvenes que ingresan al mismo.

La idea fue impulsada por el entonces Gobernador de la Provincia de Misiones Escribano Miguel Ángel ALTERACH y el Senador Nacional Dn, Mario LOSADA (padre).

La idea de crear un Instituto con las características del Liceo, surge de la necesidad de afianzar la Soberanía en un en un área de frontera tan particular como la Provincia de Misiones, en la cual la extensión de los límites internacionales superan varias veces el del interprovincial.

En este contexto la ARMADA ARGENTINA interpreta el requerimiento de honda preocupación, asentando el Liceo en la ciudad de Posadas, capital de la provincia y dándole el nombre de ALMIRANTE STORNI. Rindiendo de esta forma homenaje a quien bregara por la difusión de los Intereses Marítimos y Fluviales de la República.

Apenas dispuesta la creación, el Capitán de Navío Dn. Germán Martínez es nombrado Director y Coordinador de la Organización del nuevo Liceo Naval Militar.

El 25 de septiembre de 1975 es presentado en el Senado de la Nación, el proyecto de Ley impulsado por los Senadores Raúl Jorge Zarriello, Eduardo Alberto Paz, Humberto Antonio Romero, Carlos H. Perette y Mario Losada (padre), el cual obtiene media sanción y es enviado a la Cámara Baja.

Meses más tarde, el 30 de septiembre de 1975, por Ley Nº 21.213, la creación del LNM “Almirante Storni” fue confirmada por el Congreso Nacional. Por mismo instrumento, se le asignaron las partidas presupuestarias necesarias para levantar sus instalaciones en la ciudad de Posadas

El 23 de febrero de 1976 se firma un convenio entre la Armada Argentina y la Provincia de Misiones. En las preliminares se hace hincapié en el mutuo interés en la puesta en marcha del Liceo Storni. En este documento la Armada se compromete a dirigir y administrar el Liceo Storni, designar el personal militar y civil, para el funcionamiento, designar el personal docente por concurso de antecedentes y oposición, asignar las partidas necesarias destinadas al mantenimiento y conservación, difundir la nueva oferta educativa y remitir anualmente a la provincia los requerimientos necesarios.

Por su parte la Provincia de Misiones se compromete a cooperar con la recuperación de los edificios y la incorporación de personal civil.

El segundo convenio fue firmado el 11 de junio de 1976, entre el Ministerio de Cultura y Educación de la nación y la Armada.  En sus considerandos, se apeló a la responsabilidad, seriedad científica y alto nivel académico demostrado por el LNM “Almirante Brown” a lo largo de su historia, aspirando a que el LNM “Almirante Storni” haría lo propio. Asimismo, se hizo hincapié en la imperiosa necesidad de afianzar las virtudes patrióticas en toda la comunidad del área de frontera y la generación de conciencia marítima en una zona naturalmente alejada de la problemática que el mar ofrece a la nación. 

La participación del ministerio también fue significativa para la puesta en marcha del liceo, puesto que se hizo cargo de las remuneraciones del personal docente,  designado de acuerdo con la planta funcional aprobada de común acuerdo, y respondiendo a las prescripciones legales determinadas por el Estatuto para el Personal Docente de las Fuerzas Armadas (Decreto Ley Nº 17.409/67 y Decreto Nº 4.451/73). 

La Armada se comprometió en designar el personal docente por concurso de antecedentes y oposición, acorde con las prescripciones en vigencia dispuestas por Decreto Ley Nº 17.409/67 y Decreto Nº 4.451/73. Por extensión, designar al personal civil y militar que hubiese demostrado relevantes méritos  profesionales y/o laborales, cualquiera fuera su jerarquía o función. Respecto a esto último, cabe destacar que la Armada Argentina, desde el siglo XIX, procuró colocar al frente de sus institutos de formación a personal altamente calificado, promoviendo en dichos puestos a quienes efectivamente podían transmitir valores, principios y conocimientos por vivirlos como tales.

Asimismo, la Armada se encargó de dotarlo de las instalaciones adecuadas que facilitaran su normal funcionamiento: aulas, laboratorios, gimnasios, campos de deporte, capilla, dormitorios, comedores, servicios de sanidad y sanitarios, y adquisición de material didáctico.

Finalmente, e comprometió en la ineludible tarea, sujeta a derecho, de fijar el currículum del liceo sobre la base del vigente en los institutos de nivel medio del país.

Las máximas autoridades nacionales consideraron positiva la pertinencia de la instalación del liceo puesto que se suponía estimularía las vocaciones marineras en una vasta zona del país y conformaría un innegable aporte a la Defensa Nacional, toda vez que constituirá un bastión de afianzamiento de nuestra nacionalidad, en la comunidad de su zona de gravitación –área de frontera–. Esto último presuponía una difusión de los valores internalizados por los cadetes hacia su comunidad de origen.

La tarea desplegada permitió que el 14 de junio de 1976 se realizara la afirmación del Pabellón en el Liceo Naval Militar Almirante Storni. Mientras que el avance de las obras permitió la finalización de distintos sectores en forma casi continuada.

El 16 de diciembre de 1976 marca el hito de finalización de todas las actividades de infraestructura y montaje del personal, para comenzar a funcionar al año siguiente forjando los ingresantes de la primera promoción.

LOS LICEOS MILITARES EN LA ARGENTINA

 En la República Argentina, desde 1938, los liceos dependientes de las fuerzas armadas fueron implementados dado los excelentes resultados obtenidos en la educación e instrucción por los cadetes del Colegio Militar y de la Escuela Naval Militar. Se suponía la conveniencia que dichos beneficios alcanzaran paulatinamente a la juventud que cursaba estudios secundarios.

Si bien esta política fue lanzada por el Poder Ejecutivo Nacional, bajo la presidencia de Agustín P. Justo, la continuidad y sucesivas aperturas de liceos militares durante toda la década, evidencia un consenso manifiesto de la dirigencia sobre su conveniencia.

Así, en 1947, apareció el primer liceo naval militar, dependiente del Ministerio de Marina. Para entonces, desde 1938, se habían creado los liceos militares “General San Martín” (provincia de Buenos Aires, 1938), y “General Paz” (provincia de Córdoba, 1944), dependientes del Ejército Argentino. En 1947, al liceo naval militar, se sumaron el LM  “General Espejo” (provincia de Mendoza) y el LM “General Belgrano” (provincia de Santa Fe). Luego, a lo largo del siglo XX aparecieron: LM “General Roca” (provincia del Chubut, 1966), LNM “Dr. Francisco de Gurruchaga” (provincia de Salta, 1976, hoy cerrado), LNM “Almirante Storni”, (provincia de Misiones, creado en 1974 y puesto en funcionamiento en 1977),  LM “General Lamadrid” (provincia de Tucumán, 1979), el Liceo Aeronáutico Militar (provincia de Santa Fe, 1980), y el LNM “Capitán de Fragata Carlos María Moyano” (provincia de Buenos Aires, 1981, hoy cerrado).

Se estableció su dependencia de los respectivos ministerios de Guerra y Marina, situación que continuó, en 1958, luego que ambas carteras fueron transformadas en secretarías de Estado del flamante Ministerio de Defensa.

Desde su creación, los liceos siguieron siendo dirigidos y administrados por las respectivas fuerzas, las que se ocuparon de todos y cada uno de los aspectos de su vida cotidiana: asignaron las partidas necesarias destinadas al mantenimiento y conservación, designaron el personal civil y militar para  su funcionamiento, nombraron el personal docente por concurso de antecedentes y oposición, y difundieron la nueva oferta educativa.

En cuanto a la educación impartida, desde sus inicios se ajustó a los planes de estudio de los colegios nacionales del entonces Ministerio de Justicia e Instrucción Pública (luego, Ministerio de Cultura y Educación). En la actualidad, tras la reforma educativa de la década de 1990, se han reelaborado los planes de estudio.

Dado su dependencia del Ministerio de Defensa, y no obstante la histórica adecuación a los programas de los colegios nacionales, los liceos militares no fueron alcanzados por la Ley nº 24.049, de Transferencia Educativa, promulgada en 1992.

En paralelo, sí resultaron impactados por la reforma educativa.

Para el caso de los liceos dependientes del Ejército Argentino, en 1990, fueron puestos  bajo la órbita del Instituto de Enseñanza Superior del Ejército (IESE), una vez este modificó su estatuto (por resoluciones del Ministerio de Educación nº 2024/90 y nº 986/95). Eso les permitió elaborar sus propios proyectos educativos y curriculares, que fueron presentados ante el Ministerio de Educación, el que aprobó y dio validez a los respectivos planes de estudio. Esta integración estaba contemplada en la Ley de Educación Superior nº 24.521, que posibilita a las universidades nacionales e institutos universitarios mantener o crear centros educativos de niveles inferiores al Superior (Educación Inicial, General Básica y Polimodal).

A fines de 1996, la Armada Argentina suspendió el ingreso de cadetes por razones presupuestarias. Dicha medida tuvo repercusiones dispares y, en consecuencia,  hubo cierres y continuidades. En la actualidad, permanecen en actividad los LNM “Almirante Brown” y “Almirante Storni”, mientras que los LNM “Capitán de Fragata Carlos María Moyano” y “Dr. Francisco de Gurruchaga” han cerrado sus puertas.

 MISIÓN DEL LNM “ALMIRANTE STORNI”

En su creación, la misión del LNM “Almirante Storni” fue similar a la del resto de los liceos militares en Argentina: ofrecer educación secundaria a los jóvenes y formar oficiales de  la reserva naval militar.

Se esperaba capacitar integralmente al cadete, mediante el desarrollo armónico de la personalidad y las normas de conducta, en función de los valores religiosos, éticos, vitales, intelectuales y estéticos.

Asimismo, formar al ciudadano argentino para integrarse dinámicamente en el medio social y operar en él como agente de desarrollo y perfeccionamiento, desde una concepción democrática, con profundo sentido nacional e identificado con las fuerzas armadas a través del tiempo.

Asimismo, procuraban formar individuos familiarizados con la Marina de Guerra y que contaran con saberes militares. Como bachilleres, su formación era idéntica a la de los colegios nacionales.

Hoy día, dicha misión prácticamente no ha cambiado:

Brindar educación secundaria de excelencia, con orientación náutica y fortalecimiento del carácter, fomentando el desarrollo de cualidades como el liderazgo, la capacidad de organización y la conciencia marítima y fluvial.

A lo largo de su historia, el liceo ha hecho esfuerzos para ofrecer una educación de calidad que privilegia la formación integral con sentido de la responsabilidad y que posibilite a sus egresados cursar con éxito carreras profesionales cualquiera sea su índole.

Los contenidos de estudio y la metodología de formación naval, adaptada para los adolescentes, ha apostado a fortalecer su carácter y prepararlos para continuar cualquier carrera superior.

Eventualmente, pueden ingresar a las escuelas militares para iniciarse en la profesión castrense o incorporarse a la Armada por períodos limitados como oficiales de la Reserva Naval, desempeñando tareas administrativas o de instrucción.

LA LEY FEDERAL DE EDUCACIÓN

En la actualidad, el LNM “Almirante Storni” sigue siendo un establecimiento educativo de enseñanza media dependiente de la Armada Argentina.

La reforma educativa federal iniciada en 1995, sumada al recorte presupuestario dispuesto por la Armada al año siguiente, generó dos cambios significativos: la modalidad mixta y el régimen de permanencia interno optativo.

La transformación se operó entre los años 1998 y 2002. Las autoridades navales optaron por cerrar el ingreso de cadetes hasta tanto egresaran las promociones existentes en el año 1997. El último Quinto Año, que cursó bajo el  viejo sistema, egresó en el año 2001. Cabe destacar que, durante estos años, la provincia de Misiones coadyuvó en el sostenimiento del mismo mediante subsidios.

Luego, desde 2002, el liceo se adecuó a los tiempos. Actualizó sus planes de estudio, integró en sus aulas a mujeres y varones, agregó la alternativa del sistema de jornada completa con salida diaria (de 6:45 a 17:30 hs) y, a la par de incorporar cadetes, también admitió a alumnos  interesados en una enseñanza media de excelencia. En la actualidad, los cadetes que se avienen al régimen de permanencia interno pernoctan en la institución de lunes a viernes, accediendo también a una salida opcional el día miércoles después de las 17:30 hs.

En 2002, debido a la Ley Federal de Educación, se incorporaron alumnos para el 8º año de la Educación General Básica (EGB3) y para el 1º año de la Educación Polimodal, no llegando la matrícula a cien.

Una manifestación del éxito de dicha transformación, a lo largo de la década, puede observarse en la  histórica matrícula alcanzada para el inicio del ciclo lectivo 2014, que rondó los trescientos alumnos. Hoy día, el LNM “Almirante Storni” es un instituto moderno que sigue ofreciendo una educación de excelencia, y que cuenta con sólidos lazos que lo unen a su comunidad.

INSERCIÓN EN LA COMUNIDAD 

La comunidad del litoral argentino, en sus provincias de Misiones, Chaco, Formosa y Corrientes, ha representado un sólido baluarte para la habilitación y sostenimiento del LNM “Almirante Storni”,   que este ha sabido retribuir cumpliendo con los objetivos para los que fue creado. Hasta nuestros días, comunidad y liceo retroalimentan un vínculo de crecimiento y solidaridad.

Cada mes de mayo, con motivo de la celebración del Día de la Armada Argentina, los alumnos del liceo organizan diferentes actividades de conmemoración y festejo que abarcan unos diez días de realización, donde se invita a otros colegios de Misiones a participar de torneos deportivos, maratones, regatas, y conferencias. Asimismo, se organiza el Torneo de Ajedrez “Día de la Armada” que convoca a ajedrecistas de toda la provincia. Usualmente, el cierre de los festejos incluye la entrega de uniformes a los cadetes recién ingresados y es efectuada en la Costanera de la ciudad de Posadas.

EL ACTUAL PLAN DE ESTUDIOS

Desde 1995, el LNM “Almirante Storni” se fue adecuando a los tiempos, sin perder de vista su misión primordial de ofrecer educación de excelencia, generar conciencia marítima, y formar cadetes para la Reserva Naval de la Nación.

La duración de los estudios es de cinco años. El régimen de permanencia es optativo (interno y externo).

La institución desarrolla un moderno plan de estudios que lo ubica entre los más avanzados de la enseñanza media en la Argentina, donde la educación física ocupa un espacio formativo esencial.

Su plan de estudios, incluye cinco años de educación secundaria, con las orientaciones en “Economía y Administración” y “Ciencias Sociales y Humanidades”. Los jóvenes ingresan como cadetes o alumnos, dependiendo de sus objetivos futuros.

Al egresar, los jóvenes reciben los títulos de bachiller en la orientación elegida, y la certificación para gestionar el carnet de “Timonel / Patrón de Yate a vela o motor”, sobre la base de los conocimientos náuticos adquiridos.

A partir de haber cumplido los 18 años de edad, el egresado puede declinar, si así fuere su voluntad, la condición de oficial de la Reserva Naval. Si opta por continuar como   Guardiamarina de la Reserva, tal situación no implica la incorporación al cuadro permanente de la Armada ni contar con estado militar. Este último título es otorgado por la Armada Argentina. Los cadetes adquieren el derecho al uso de uniforme e insignias del mismo, dentro y fuera del establecimiento.

La condición militar de los liceos implica el cursado normal de las materias correspondientes a la enseñanza media oficial, sumado los contenidos extracurriculares de náutica, conducción y otros propios de la formación naval militar, adaptados a la edad de los cadetes.

Los cadetes reciben formación náutica, en la teoría y la práctica de la navegación, la que incluye entrenamiento en navegación deportiva a vela y embarcos periódicos en buques de la Armada Argentina.

Un fuerte de la currícula son las actividades físicas y deportivas: rugby, fútbol, voley, natación, atletismo y hockey femenino, navegación a vela, remo, y el mencionado entrenamiento en embarco.

Asimismo, se cursan materias relacionadas con los intereses marítimos y fluviales.

Además, el Liceo es sede del Instituto Pearson que otorga la posibilidad de  rendir un examen de inglés a aquellos jóvenes que así lo elijan voluntariamente, y obtener certificados internacionales.

INGRESO Y ADAPTACIÓN

En la actualidad, existen algunas condiciones y requisitos para ingresar al liceo.

En principio, se reciben jóvenes oriundos de las provincias de Corrientes, Formosa, Misiones y Chaco. Los padres o la persona legalmente a su cargo deben dar su consentimiento y compromiso.

En cuanto a la nacionalidad, se reciben argentinos –nativos o por opción–, y extranjeros. En este último caso, el postulante cadete que aspira a ser parte de la Reserva Naval Principal de la Nación Argentina, debe obtener la ciudadanía, la que se tramita antes de la finalización del ciclo de estudios y durante el cursado del Quinto Año.

El interesado puede ingresar a Primer Año contando entre 12 y 14 años de edad al 1º de marzo del año de ingreso, estudios primarios completos y no adeudar materias de Séptimo grado o equivalente. Asimismo, los aspirantes son evaluados por un profesional mediante la aplicación del Reglamento de Aptitud Psicofísica de la Armada Argentina.

Durante el mes de diciembre, se evalúa la aptitud intelectual mediante exámenes en conocimientos de Lengua,  Matemáticas y Ciencias Sociales. Los aspirantes resultan seleccionados de  acuerdo al orden de mérito obtenido en base al promedio de las materias académicas y a las vacantes fijadas por la dirección.

Luego, a mediados de febrero, se cumple  una semana preliminar de adaptación y nivelación con actividades donde se le brindan conocimientos básicos para que cuando se incorporen al cuerpo de cadetes se encuentren integrados.

El esfuerzo y la constancia en el desempeño académico y profesional de los alumnos y de los futuros oficiales de la reserva naval son debidamente reconocidos.

En cuanto a los resultados obtenidos en estos años de enseñanza, cabe señalar que la gran mayoría de sus graduados completaron su formación en la universidad y muchos de ellos han alcanzado destacada actuación en sus respectivas profesiones y/o actividades.

Hoy día, habiendo sorteado los cambios que se exigían los tiempos, el nivel de excelencia ofrecido por el liceo es una sólida base para recibir aquellas medidas destinadas a potenciar el sistema educativo de las fuerzas armadas.

Lic. Fabiola Serralunga

Estudios Históricos Navales – ARA

TN Andrea Cáceres

Lic. en Comunicación Social

Liceo Naval “Almirante Storni”- ARA

RESEÑA HISTÓRICA LICEO NAVAL MILITAR “ALMIRANTE STORNI”